Alberto Gutiérrez, el hombre que talló una montaña

En el mundo podemos encontrar un montón de personas extraordinarias y Alberto Gutiérrez sin duda alguna, es una de ellas.

Alberto Gutiérrez, el hombre que talló una montaña

Este hombre de 77 años y oriundo de Nicaragua, vivió la mayor parte de su infancia y juventud en la región de El Jalacate y cuenta que a los nueve años, tuvo un sueño en el que se reveló lo que iba a ser de su vida: él estaba destinado a crear una grandiosa obra de arte en la montaña.

Alberto Gutiérrez, el hombre que talló una montaña

Cuando cumplió dicha edad, su padre simplemente le puso una mano en la cabeza y le dijo que su cumpleaños ya estaba celebrado.

Alberto Gutiérrez, el hombre que talló una montaña

Esa fecha le cambió por completo la vida.

Alberto Gutiérrez, el hombre que talló una montaña

Treinta años después de tener aquel sueño, Alberto se dirigió a las montañas nicaragüenses para cumplir con su cometido.

Alberto Gutiérrez, el hombre que talló una montaña

Era pleno año de 1977 y por aquel entonces, su país se encontraba en medio de una transición muy importante.

Alberto Gutiérrez, el hombre que talló una montaña

Al principio, él no tenía claro que era lo que debía esculpir en la cordillera, por lo que simplemente tomó su cincel y empezó a tallar cualquier cosa, hasta que sus figuras tomaron forma de relieves y animales distintos: jirafas, camellos, tigres y hasta personajes extraños conforman ahora el paraíso personal que él ha creado para si mismo y para las personas que visitan la montaña.

Alberto Gutiérrez, el hombre que talló una montaña

Porque sí, después de más de 30 años de seguir con este arduo pero precioso trabajo, Alberto ha transformado el lugar en un punto de atracción que muchos turistas sueñan con visitar.

Alberto Gutiérrez, el hombre que talló una montaña

Fue a partir del año 2007 que su nombre se popularizó entre los viajeros y a través de Internet y desde entonces, las visitas no han dejado de llegar.

Alberto Gutiérrez, el hombre que talló una montaña

Gracias a la magnificencia de sus esculturas talladas, podría ganar mucho dinero pero él prefiere llevar una existencia tranquila, casi como la de un ermitaño.

Añadir comentario