Biografía de José Morelos y Pavón

Es inevitable comparar a José Morelos y Pavón con su mentor y predecesor, Miguel Hidalgo y Costilla. Ambos eran sacerdotes católicos de vocación informal que tuvieron hijos ilegítimos, ambos fueron intensamente atraídos por el activismo político y ambos eran líderes carismáticos del movimiento de independencia de México.

Biografía de José Morelos y Pavón

Sin embargo, sería injusto para ambos hombres compararlos. Hidalgo, había sido rector de San Nicolás Colegio de Valladolid, mientras que Morelos fue estudiante de ese colegio. Hidalgo era blanco de origen criollo de clase media, mientras que Morelos provenía de las clases trabajadoras y era de sangre mezclada. Ambos eran visionarios e idealistas, pero Morelos era mucho más hábil que Hidalgo como jefe militar y organizador.

Comenzamos esta breve y corta biografia repasando los mejores momentos de la vida de José Morelos y Pavón desgranando todo lo que hizo relevante y sus aportaciones a la historia de México.

Morelos, menor de Hidalgo por doce años, nació en Valladolid (hoy Morelia nombrado en su honor) en 1765. Su padre era carpintero. Debido al rígido sistema de castas que prevalecía en esos días, su familia lo habia registrado como de ascendencia española pura. Sin embargo, tenía sangre india y africana por parte de su madre.

Entre 1779-1790 Morelos se dedicaba a trabajar en una hacienda de caña de azúcar cerca de Apatzingán, Michoacán. Posteriormente lo hizo como escriba y contador.

La relación de Morelos con la Iglesia comenzó a la edad relativamente madura de veinticinco años, cuando se matriculó en San Nicolás de Hidalgo. Allí estudió gramática latina, retórica y filosofía moral. En 1795 entró en el Seminario Tridentino en su ciudad natal, tomando cursos de filosofía y teología moral. En abril de ese año viajó a la Ciudad de México para recibir una licenciatura en artes de la Real y Pontificia Universidad. En diciembre de 1796 fue ordenado subdiácono y enviado a Uruapan, Michoacán, como vicario parroquial. Allí enseñó gramática y retórica. En septiembre de ese mismo año fue ordenado diácono y al año siguiente sacerdote. En 1798 y 1799 se desempeñó como vicario en los pueblos de Michoacán de Churumuco, La Huacana, San Agustín Carácuaro y Nocupétaro, ayudando en la construcción de una iglesia en la última comunidad en 1802.

En 1803 fue padre de un hijo con una mujer de Carácuaro llamada Brígida Almonte y en 1808 tuvo otro hijo de María Ramona Galván, natural de Nocupétaro. Una hija nació en Carácuaro al año siguiente.

Esto nos lleva a 1810, ese año fatídico en la historia de México cuando los acontecimientos intervinieron para poner fin a las actividades de Morelos como un padre espiritual. Morelos escuchó por primera vez de Hidalgo en el comienzo del mes de octubre de 1810, cuando se le ordenó anunciar la prohibición de excomunión contra Hidalgo en su iglesia. Horrorizado ante la idea de dar un paso en contra de su antiguo mentor, Morelos fue a buscar a Hidalgo y obtener más información acerca de este movimiento. Los dos se conocieron en Charo y Indaparapeo, ambas comunidades en Michoacán y Morelos inmediatamente prometió lealtad a la causa de Hidalgo. Hidalgo dio a Morelos una comisión para fomentar la rebelión en las regiones costeras del sur de Michoacán y Guerrero.

Aunque Morelos nunca tuvo entrenamiento militar formal, él tenia una formación natural de estrategia, una comprensión instintiva de tácticas, era organizado y tenia una imponente presencia el ejercito. Después de sus reuniones con Hidalgo, Morelos fue a Carácuaro donde reclutó y armó a 25 hombres. Luego se extendió a través de Michoacán, recogiendo seguidores y armas en Nocupétaro, Cuahuayutla y Zacatula. Cruzando la frontera con Guerrero, aumentó sus fuerzas en las ciudades de la costa del Pacífico de Petatlán y Tecpan. En Coyuca, cerca de Acapulco, se reunió con Juan Álvarez, uno de los más temibles jefes rebeldes en la región sur. En Guerrero también adquirió su primera pieza de artillería, un pequeño cañón que él y sus seguidores le dieron el apodo de El Niño.

Hidalgo y Allende fueron capturados en marzo de 1811 y Morelos y luego se convirtió en el líder de facto de la rebelión. El 24 de mayo de 1811 se trasladó a Cuautla, a sólo 65 kilómetros de la ciudad de México. Al darse cuenta de que era el momento para enviar al primer batallón, los realistas enviaron a su mejor general, el temible Calleja, para oponerse a Morelos. Aunque Calleja rodeaba la ciudad, Morelos logró romper el cerco. Al sur se anotó una victoria contundente el 24 de noviembre de 1812, cuando sus fuerzas ocuparon Oaxaca, entonces la ciudad más grande y más rica de la región sur. El día 14 de septiembre de 1813 en Chilpancingo José María Morelos y Pavón mostro el documento Sentimientos de la Nación, uno de los textos políticos mexicanos más relevantes de la historia mexicana donde se desarrolla diversos fundamentos de la Guerra de Independencia de los Estados Unidos y de la la Revolución Francesa.

Él continuó operando en el sur la mayor parte del año 1813, pero en diciembre se envalentonó para tratar de tomar el control de su ciudad natal de Valladolid.  El ataque, lanzado el 23 de diciembre, fracasó principalmente debido a una carga de caballería conducida por un joven oficial llamado Agustín de Iturbide. Después de eso, Morelos entró en un período de decadencia irreversible. Sus fuerzas mermadas sufrieron una sucesión de derrotas, el Congreso insurgente lo relevó de algunos de sus poderes y el 5 de noviembre de 1815, fue capturado por una patrulla realista dirigido por Matías Carrasco, un ex-seguidor. Al igual que Hidalgo, fue apartado del sacerdocio por la Iglesia y también sufrió la terrible experiencia dolorosa de los santos óleos sobre las manos. Aunque algunos espectadores lloraban abiertamente, Morelos sufrió la dolorosa experiencia con valor ejemplar y estoicismo. El 22 de diciembre de 1815, fue ejecutado por un pelotón de fusilamiento en San Cristóbal Ecatepec, a unas 30 kilómetros al norte de la capital. Aunque Morelos murió en desgracia oficial, la rehabilitación de su imagen no se hizo esperar. Su ciudad natal de Valladolid fue re-nombrada Morelia en 1828 y un monumento se ubica actualmente en el lugar donde fue ejecutado.

 

Añadir comentario