Biografía de Miguel Hidalgo y Costilla

Miguel Hidalgo y Costilla tuvo la distinción única de ser un padre en tres sentidos de la palabra: un padre sacerdotal en la Iglesia Católica Romana, un padre biológico que tuvo hijos ilegítimos en contra de sus votos y el padre de México. Hidalgo fue, al igual que Washington, el hombre que puso en marcha una lucha por la independencia colonial contra una Europa que se había vuelto excesivamente opresiva.

biografia miguel hidalgo y costilla

Hidalgo nació en la hacienda de Corralejo, cerca de Pénjamo, Guanajuato, el 8 de mayo de 1753. Su padre, don Cristóbal, era de origen criollo de clase media y se desempeñó como administrador de la hacienda. Enviado al Colegio San Nicolás de Valladolid, Hidalgo recibió su licenciatura en teología en 1773 y fue ordenado sacerdote en 1778.

Pero él nunca tomó demasiado en serio sus votos sacerdotales. Él tuvo dos hijas, leyó las obras anticlericales de los filósofos franceses enciclopédicos y parecía considerar a la Iglesia como una especie de sinecura que le proporcionaría un ingreso monetario regular. Entre sus compañeros de clase se le conocía con el nombre de el zorro.

Dos características sobresalientes de Hidalgo eran como empresario y humanitario, con ambos roles muy entrelazados. Después de la ordenación, montó de manera constante en la escala jerárquica. En 1803, a la edad de cincuenta años,  llegó a la ciudad de Guanajuato de Dolores acompañada por un séquito que incluía un hermano menor, un primo, dos medio hermanas y dos hijas ilegítimas. Su hermano mayor, un hombre de influencia, le había ayudado a alcanzar esta parroquia codiciada.

Una vez instalado en Dolores, Hidalgo mando la mayor parte de las tareas administrativas a uno de sus vicarios, Padre Francisco Iglesias, y se dedicó casi exclusivamente a los negocios, las actividades intelectuales y la actividad humanitaria.

En un esfuerzo extenuante para mejorar el bienestar económico de sus feligreses, Hidalgo volvió su casa en una escuela nocturna para los artesanos locales. Comenzó una fábrica de cerámica, curado de cuero, creció moreras para la alimentación de los gusanos de seda, viñas cultivadas y olivares además de talleres establecidos para carpintería, fabricación de arneses, herrería y lana de tejer.

El crecimiento político e intelectual de Hidalgo se nutrió de la membresía en las sociedades literarias que eran tan frecuentes en el México colonial en el siglo 19. Estos círculos literarios, que pronto se convirtieron en los círculos políticos, eran las verdaderas incubadoras del movimiento de independencia en México.

El impulso de Hidalgo hacia la libertad para su pueblo también fue alimentado por un fuerte instinto igualitario. Tanto en Dolores y San Felipe, su parroquia anterior, Hidalgo abrió su casa no sólo a los intelectuales criollos afrancesados ​​de quien deriva muchas de sus ideas, sino también a los indios y mestizos oprimidos. Era la empatía de Hidalgo con las masas que serían tanto su gran activo y fallo fatal una vez que se inició el movimiento de independencia.

Un camarada intelectual – más tarde un compañero de armas – era un joven capitán llamado Ignacio Allende. Allende y Hidalgo pronto se convirtieron en co-conspiradores activos contra el dominio español. Este espíritu se intensificó en 1808, cuando Napoleón instaló a su hermano José como rey de España. Aunque los criollos rebeldes en México compartieron con Napoleón los ideales de la Ilustración francesa, que se cree que a estas alturas Napoleón se había convertido en un déspota sediento de poder y no tenían ningún deseo de jurar lealtad a su hermano. Así que originalmente se reunieron a la causa del rey Borbón depuesto Fernando VII, que más tarde resultó ser un ultra-reaccionario.

Hidalgo y Allende habían planeado el 8 de diciembre de 1810. Pero hubo fugas entre los conspiradores y los planes de la rebelión fueron olidos por el magistrado de Querétaro. Afortunadamente para los conspiradores, su esposa, Josefa Ortiz, fue una firme partidaria de la rebelión. Aunque el magistrado la encerró en su habitación, aviso a su vecino Ignacio Pérez que su marido planeaba arrestar a Allende. Pero Allende ya se había ido con Hidalgo.

El resultado fue el famoso grito de Hidalgo desde su púlpito a las 11 pm del 15 de septiembre. Aunque el grito es aclamado hoy como una declaración de independencia de España, en  realidad era una declaración de desafío contra José Bonaparte y los residentes españoles en México, así como una declaración de lealtad a Fernando VII.

Aunque Hidalgo y Allende fueron excomulgados el 24 de septiembre por el obispo de Michoacán, esto no parecio molestarle. El 19 de octubre se preparo para marchar sobre la ciudad de México, Hidalgo fue nombrado generalísimo de todas las fuerzas rebeldes.

Mientras que Hidalgo no ordenó la violencia, parece ser que no fue capaz de controlarla. Esto lo puso en conflicto con Allende, un profesional disciplinado y ordenado. La fricción entre los dos comenzó ya en el compromiso inicial en San Miguel. Cuando una turba corrió por la ciudad, Allende trató de calmar a sus miembros. El trajo una reprimenda de Hidalgo, por motivos que Allende estaba maltratando al pueblo. Esta fue la primera de muchas peleas, disputas que inevitablemente tuvieron su peaje.

Hidalgo, en verdad, era aún menos calificado para ser un general de lo que era sacerdote. Con la ciudad de México, casi en sus manos. Su ejército comenzó a desaparecer y se redujo a cerca de 40.000, cuando fue derrotado en Aculco, el 7 de noviembre por el general realista Félix Calleja.

Sin embargo, Hidalgo entró en Guadalajara en triunfo y fue capaz de aumentar su fuerza a 100.000. Todos los dignatarios y funcionarios de la ciudad todavía creían que Hidalgo representaba la ola del futuro. El sacerdote excomulgado fue aclamado como un libertador, fiestas fueron dadas en su honor y se le concede el título de Alteza Suprema.

Al mismo tiempo, Calleja marchaba sobre Guadalajara. Contra el consejo de Allende, el 14 de enero de 1811, Hidalgo concentraba toda su fuerza en el puente de Calderón en las afueras de la ciudad. Allí, el ejército campesino fue masacrado sistemáticamente por la fuerza más pequeña de Calleja de activistas experimentados. Particularmente dañina para Hidalgo fue el hecho de que una bola de cañon golpeó sus municiones causando grandes perdidas.

Calleja entró a Guadalajara e Hidalgo y Allende reagrupó sus fuerzas en Zacatecas. Enfurecido por la ineptitud de Hidalgo, Allende asumió el mando supremo y degrado a Hidalgo a un puesto civil a cargo de los asuntos políticos. Habiendo oído hablar de una nueva rebelión en San Antonio de Béjar (hoy, San Antonio, Texas), se trasladaron al norte para unirse a él. Pero el 21 de marzo, en las montañas de Coahuila, fueron emboscados por un traidor y entregados a las autoridades españolas.

Cómo él era un sacerdote, aunque uno excomulgado, Hidalgo fue entregado al obispo de Durango para un expulsarlo. El 30 de julio de 1811, fue fusilado en Chihuahua. Con una galantería que impresionó a todos, Hidalgo mando calma a lo miembros del pelotón de fusilamiento y puso su mano derecha sobre su corazón.

A pesar de sus defectos como un sacerdote y de general, Miguel Hidalgo era todavía un gran hombre. Su compasión por los desvalidos, su odio a la injusticia y su enfoque inteligente y creativo para el desarrollo económico, contribuyen a su título bien merecido como padre de la patria.

Añadir comentario