Esta chica se tomó una selfie y meses después lloraba al mirar esta foto

Oana es una mujer de Irlanda del Norte que junto a su marido, Alex de Carrickfergus, ha logrado formar una preciosa familia. Ya tenían a su bebé Emma, de cinco años, pero ansiaban mucho tener otro hijo. Fue por eso que cuando ella se quedó embarazada de nuevo, la felicidad los embargó por completo.

Contenta con su barriguita de embarazada, Oana se tomó una orgullosa selfie sin saber que meses después, solo mirar esta imagen provocaría que rompiera a llorar.

Su hijo George nació poco tiempo después, convirtiéndose en un gran motivo de alegría para todos en casa. Desafortunadamente, a los tres meses de su nacimiento recibieron noticias devastadoras: su bebé estaba aquejado con leucemia.

Esta chica se tomó una selfie y meses después lloraba al mirar esta foto

Someterlo a quimioterapia era la única posibilidad que tenía de sobrevivir, aunque fuera demasiado frágil y pequeño como para soportar las duras sesiones en el hospital. A pesar de todo, George continuaba siendo un bebé alegre y con muchas ganas de vivir, lo cual hacía que sus padres pensaran que valía la pena el sacrificio.

Fue un golpe muy duro que los doctores les dijeran que aun así, el niño no tenía muchas posibilidades de vencer la enfermedad.

A George solo le quedan 165 días de vida para despedirse de su familia. Días en los que sus padres y su hermana se trasladaron al hospital para estar acompañándolo todo el tiempo, disfrutando de sus risas y su cariño antes de dejarlo ir para siempre.

Su madre relata como antes de morir, sostuvieron sus pequeñas manos y le cantaron para que pudiera marcharse sin sentir angustia, completamente en paz.

Hoy, su recuerdo sigue vivo en los corazones de su familia y también en los de toda la gente que se ha conmovido con esta historia en Internet. No hay nada más hermoso que el amor por nuestros seres queridos.

Añadir comentario