El chocolate, invento mexicano

Poco después de llegar a Tenochtitlán, en el otoño de 1519, Hernán Cortés y los españoles conquistadores se les concedió una audiencia con Moctezuma en su mesa de desayuno. Encontraron el gobernante azteca bebiendo una bebida exótica llamada Xocoatl (que significa agua amarga). Hecho de los granos de cacao molido hervidos en agua, con sabor a vainilla y otras especias tropicales y refrigerados con trozos de nieve de las cimas de las montañas cercanas, la bebida picante era según dijeron los españoles “de naturaleza muy emocionante.”

cacao mexico

Plantación de Cacao en México

Xocoatl fue estimado como un refresco tonificante y su consumo fue permitido sólo por aquellos en las más altas esferas de la sociedad azteca. Aunque hubo varias recetas para preparar Xocoatl , llamando a diferentes especias y variedades de cacao, todos incluían batir el brebaje hasta conseguir una espuma espesa, casi sólida formada en la parte superior. La bebida se servia en una xícara, una cubilete cubierto con piel de jaguar y acompañado de una concha de tortuga que hacia de cuchara para tomar la espuma.

Xocoatl se usaba con fines medicinales para aliviar el dolor abdominal, como un antídoto para el veneno y como medio para la administración de otros remedios. El cacao verde, era considerado un potente alucinógeno y afrodisíaco. Xocoatl y cacao también figuraban en ciertas ceremonias religiosas.

chocolates mexico

Variedad de chocolates en mercado

El Cacao era un producto muy valorado en México prehispánico. Los grandes señores de la cultura Maya cultivaban grandes plantaciones de cacao. Intercambiaban sus cultivos por plumas, jade y otros bienes preciosos en los principales centros comerciales de Mesoamérica. El poder de compra de cacao era tal que una docena de granos bastaban para comprar una pomada o procurar una noche de placer con una prostituta. Moctezuma, que gobernó un vasto estado, recogia como tributo grandes cantidades de cacao dos veces al año a partir de los vasallos. Consumidores aztecas a menudo utilizaban el cacao como moneda para hacer sus compras en la bulliciosos tianguis (mercados). Algunos relatos históricos se refieren a los pícaros que utilizaban frijoles trucados  para aumentar su valor, aunque existía un castigo severo arriesgó si se detectaba la participación en estas actividades ilícitas.

cacao hacienda chonita tabasco

Añadiendo azúcar al cacao en Hacienda Chonita, Tabasco

El cacao y los otros ingredientes tropicales exóticos usados ​​en la preparación de Xocoatl eran enviados a España. El español tuvo una gran afición a la bebida azteca, especialmente una vez que descubrieron que añadiendo azúcar hacían que fuera mucho más apetecible. Según un relato, durante este periodo los piratas británicos capturaron un barco español cargada de tesoros y rápidamente lanzaron toda la carga de cacao por la borda, confundiendo los granos desconocidas por el estiércol de oveja. Por 1606, sin embargo, los italianos estaban felizmente bebiendo chocolate, seguido a corta distancia por los austriacos y los franceses.

En la década de 1650 un francés emprendedor ideó un método para crear cacao en bloques sólidos, esto simplificaba en gran medida la preparación de la sabrosa bebida. Abrió una tienda especializada en Londres para vender este producto novedoso, aunque en 10 a 15 chelines por libra, era un artículo de lujo que sólo los ricos podían permitirse. Los europeos adinerados pronto acudieron a casas de chocolate de moda en Londres, Amsterdam y otras capitales continentales. El Inglés mejorado aún más el chocolate, en la época de 1700, por la adición de leche a la bebida. Finalmente, en la mitad del siglo 19, los suizos inventaron un proceso de fusión que permitió la creación de caramelo de chocolate.

cocoa mexico

Recogiendo cacao

Hoy en día la gente de todo el mundo ahora consumen el chocolate de formas y cantidades asombrosas. Estados Unidos gasta casi mil millones de dólares al año en importaciones de cacao. El chocolate sigue siendo un importante alimento básico en México. Se utiliza para realizar una amplia gama de productos de confitería y es un ingrediente clave de las salsas picantes de Puebla y Oaxaca. El chocolate caliente, un acompañamiento popular para la merienda o una comida ligera por la noche.

La receta definitiva para preparar este clásico bebida mexicana se puede encontrar en el capítulo nueve de la deliciosa novela romántica de Laura Esquivel Como agua para chocolate. Uno puede inferir que el título del libro augura claramente los cuentos de la pasión humana que aguarda al lector en sus páginas.

“Para algunos un poco de chocolate es tan bueno como el amor. Para otros es mejor”, reza un anuncio de una marca de chocolates. El mundo da las gracias a México de esta delicia tentadora y apasionada historia de amor que es probable que dure para siempre.