Ellos se quedaron impactados al saber la historia de la niña que habían adoptado

Nanette y Vern eran una pareja que ya contaba con la fortuna de tener nada menos que seis hijos, pero aun así deseaban hacer crecer su familia. Después de algunos intentos fallidos de embarazo, Nanette comenzó a soñar con una niña muy especial y entonces supo que tenían que adoptar. Ella y su marido se acudieron al Centro Nacional de Adopción en Ucrania, sin tener idea de la sorpresa que les esperaba allí.

En el sitio les permitieron ver a los niños que tomaban sus clases y entonces se encontraron con Emily, la pequeña a la que Nanette había visto en sueños. Cuando se decidieron por adoptarla, ella rápidamente se sintió como parte de su familia.

Al regresar a casa, ambos se enteraron de que Emily no había estado sola en el orfanato. Tenía una hermana mayor llamada Elizabeth que siempre se encargaba de cuidar de ella. Ambas habían terminado allí por los problemas de alcoholismo de su madre y el abandono de su padre.

Elizabeth, quien era cuatro años mayor que Emily, estuvo dos meses llorando cada noche después de saber que habían adoptado a la niña. Sin embargo les escribió a sus padres adoptivos una carta de agradecimiento en la que adjuntaba una foto propia.

Cuando Vern y Nanette leyeron aquel mensaje, lleno de agradecimiento, cariño y sin hacerles reproches por haberse llevado a Emily, se contactaron con su hermana para preguntarle si le gustaría ser parte de su familia. Fue un hermoso acto de generosidad que volvió a reunir a ambas niñas.

Elizabeth aceptó de inmediato y hoy, se sienten más unidas que nunca junto a sus nuevos padres y hermanos. Además, luego de la adopción pudieron regresar a Ucrania para intentar encontrar hogares para todos los niños que se quedaron en el Centro Nacional de Adopción.

Añadir comentario