En 1939 la gente pagaba $0.25 dólares para ver a unos bebés. ¿La razón? ¡Increíble!

Desde el año 1939 la tecnología y la ciencia han avanzado de una forma increíble, pero aun así los bebés que nacen prematuramente tienen varias dificultades para superar esa etapa de peligro para poder tener una vida normal.

bebes prematuros coney island

Hoy en día es mucho más fácil que los bebés que nacen prematuramente vivan y tengan una vida plena, aunque en el 1939 las oportunidades que tienen estos bebés eran muy distintas.

En aquella época cuando un bebé nacía prematuramente era casi imposible que se salvara. Cuando un pequeño nacía antes de los 9 meses los padres se comenzaban a preparar para el peor escenario.

Pero todo cambio en la ciudad de Nueva York, ciudad en la que el destino de estos bebes cambiarían y tendrían una mejor oportunidad de salvarse. Exactamente esto pasaba en Coney Island, un lugar que era muy famoso por todos los espectáculos y atracciones que había en aquella época.

bebes prematuros coney island

Había tantos espectáculos que el doctor Martin Couney decidió convertir a estos bebés recién nacidos en uno.

Aunque hoy en día esto sería una verdadera atrocidad, lo que hizo el doctor Couney al convertirlos en una atracción salvo la vida de muchos bebés. El doctor viajaba a muchos lados con sus incubadoras, visitando convenciones y ferias, mostrándose seguro de que dichas incubadoras eran lo que estos bebes necesitaban para sobrevivir.

bebes prematuros coney island

Finalmente se instaló en Coney Island y comenzó a cobrar $0.25 dólares a los visitantes. Todas las ganancias las destinaba a la alimentación y atención de los bebes.

Gracias a las incubadoras que el doctor construía, basadas en un incubadora para aves, muchos bebés se comenzaron a salvar, aunque a pesar de esto muchas hospitales dudaban de las practicas del doctor Couney debido a que viajaba a ferias.

bebes prematuros coney island

Algunos años después las hospitales comenzaron a aceptar las incubadoras del doctor, para que en el año 1943 las incubadoras fueran declaradas un elemento básico, por lo que el Dr Couney cerro su exhibición afirmando que su trabajo había concluido.

Añadir comentario