En China sólo necesitan 43 horas para retirar y volver a construir un puente

Viendo el material de construcción del Puente Sanyuan en Beijing, China se podría pensar que están construyendo un paso a nivel como si fuera una estantería de IKEA enorme.

Los trabajadores con maquinaria pesada comenzaron a retirar el puente antiguo, esto les llevo un día. Posteriormente a partir de las once de la noche del 13 de noviembre de 2015 vuelven a construir el puente.

Se utilizaron 1.300 toneladas de materiales que tuvieron que ser transportadas para construir el nuevo puente y este proceso se completó en 19 horas.  En total en 43 horas se destruyo y volvió a construir un puente en su lugar. Impresionante, ¿no te parece?

Esta rapidez ha sido conseguida gracias a unos métodos de construcción nada convencionales. De hecho según los ingenieros que llevaron a cabo esta obra si se hubiera realizado de manera habitual el trafico que circula por este puente se hubiera afectado durante al menos dos meses. Este método tiene por nombre método de sustitución integrado y es la primera vez que se utiliza en China.

Ya sea por la eficiencia o quizás como medida de ahorro de costes de empleados el hecho es que resulta sorprendente que algo así pueda ser posible. Si quieres ver como fue todo el proceso te invitamos a que veas el siguiente vídeo que de forma rápida en poco más de un minuto puedes ver la construcción completa de este puente.

Añadir comentario