Este mural anti-Trump en Tijuana es una atracción turística

“Vemos que una gran cantidad de visitantes vienen aquí,” dice Rafael Serrato, un mecánico cuya casa esta enfrente a un mural anti-Donald Trump en Tijuana. “Incluso tenemos autobuses de japoneses y chinos.”

Cuando Donald Trump prometió erigir una “pared hermosa” en la frontera entre Estados Unidos y México, esto probablemente no era lo que quería decir.

En Tijuana, la valla fronteriza existente luce un mural del candidato republicano a la presidencia.

Este mural anti-Trump en Tijuana es una atracción turística

Un colectivo de artistas estadounidenses pintaron la imagen el pasado otoño, después de que Trump atacara los inmigrantes mexicanos en los Estados Unidos diciendo que eran criminales y violadores. Desde entonces el mural se ha convertido en una atracción turística.

“Vemos una gran cantidad de visitantes vienen aquí,” dijo Rafael Serrato, de 56 años, un mecánico de automóviles cuya casa se enfrenta el mural. “Incluso tenemos autobuses de los japoneses, chinos.”

“Hay un gran temor entre la gente”, dice el reverendo Pat Murphy, director de la Casa del Migrante en Tijuana, que ayuda a los mexicanos que han sido deportados de los EE.UU. “Siempre están hablando de ello, que sucedería si Trump lo hace.”

En octubre, una media docena de artistas americanos llegaron a la colonia Libertad. Durante dos días, pintaron el mural Trump y otros mensajes sobre las relaciones entre Estados Unidos y México.

Los vídeos en el sitio web de los artista muestran como el grupo a veces rompe la ley para hacer sus declaraciones políticas. Los miembros han desfigurado vallas publicitarias, traspasado las bases militares remotas y rompieron las ventanas de coches patrulla. Los 20 o más miembros incluyen varios mexicoamericanos.

“Cuando México envía su gente, no están enviando la mejor …”, Trump dijo cuando comenzó su candidatura presidencial en junio. “Están enviando las personas que tienen un montón de problemas, y que van a traer esos problemas con nosotros. Están trayendo drogas. Están trayendo crimen. Son violadores. Y algunos, supongo, son buenas personas.”

En la ciudad, otro mural crítico muestra el mismo punto pero más suavemente. Al lado de una casa grande en Galerías Otay podemos encontrar retratos de Trump – apuñalando el cielo con su dedo índice – y cuatro mujeres que representan a Siria, China, Guatemala y México.

“Todos somos migrantes” se lee en una esquina.

El mural apareció hace tres semanas, el trabajo de un equipo dirigido por el artista local Orozco. Moises Benavides, quien trabaja en una gasolinera cercana, se ofreció para ayudar. Fue cautivado por las mariposas del mural, algunos de los cuales llevan las banderas de distintos países a través de sus alas.

“Las mariposas pueden ir donde quieran”, dijo Benavides. “Ellas no son como las personas.”

Añadir comentario