Historia de la Catrina mexicana y su significado

La Catrina se ha convertido en un símbolo no sólo de El Día de Muertos y la voluntad de México de reírse de la muerte, originalmente La Catrina era una mujer elegante y bien vestida y se asociaba a los ricos. La muerte trae esta fuerza neutralizante, todo el mundo es igual al final de su vida.

La Catrina, tiene su origen de la mano de José Guadalupe Posada, considerado el padre del grabado mexicano. Nacido en 1852, aprendiz de un grabador local y editor cuando tenia solamente 14 años. La mudanza a la Ciudad de México en 1888, pronto le convirtió en el principal artista de Antonio Vanegas Arroyo, editor de panfletos ilustrados, gacetas callejeras y otras formas populares de literatura, incluyendo libros de canciones para los populares corridos. Se hizo famoso por las imágenes de calaveras o esqueletos que él utilizaba como sátira política y social, burlándose de la locura humana. Su influencia sobre Diego Rivera, José Clemente Orozco y otros grandes artistas de su generación era incalculable.

Su aparición tiene que ver con la Revolución Mexicana. La vida laboral de Posada fue paralela el mandato del dictador Porfirio Díaz. La concentración de la fantástica riqueza en manos de unos pocos trajo el descontento, lo que llevó a la rebelión de 1910 que derrocó a Díaz en 1911 y se convirtió en la Revolución Mexicana.

Las ilustraciones de Posada trajeron las historias que estaban ocurriendo a la mayoría analfabeta de los mexicanos pobres, tanto en la expresión y la difusión del desprecio que prevalece para el régimen de Porfirio. La imagen que ahora se llama “La Catrina” fue publicada en una panfleto en 1910, cuando la revolución estaba a todo vapor. La Catrina, sobre todo, caricaturizaba a una dama de la alta sociedad como un esqueleto vestido sólo con un sombrero de estilo francés de lujo – se convirtió en una especie de obituario satírico para la clase privilegiada. Pero su Catrina iba mas alla: Su nombre original era “La Calavera Garbancera”, utilizaba un término que en su día se refería a los mexicanos nativos que despreciaban su cultura y trataban de pasar como europeos.

La imagen de Posada era básicamente una mujer desnuda excepto por el elegante sombrero. Diego Rivera tomo la idea para retratar una figura de cuerpo entero, ponerle un elegante vestido y, según algunas versiones, para copiar su “Catrina”. En su mural “Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central”, Catrina aparece llena de simbolismo. Rivera pintó el mural en 1947 en el Hotel del Prado, que estaba al final del parque de la Alameda. El mural sobrevivió al terremoto de 1985, que destruyó el hotel, y más tarde se trasladó al otro lado de la calle hasta el Museo Mural Diego Rivera, construido después del terremoto para ese propósito.

El Día de los Muertos pone de relieve una de las mayores diferencias entre las culturas mexicana y estadounidense: la brecha de 180 grados entre las actitudes hacia la muerte. Los mexicanos mantienen la muerte (y por extensión a sus seres queridos muertos) cerca, tratándolo con familiaridad – incluso hospitalidad – en lugar de temor. La Catrina encarna esa filosofía, y sin embargo es mucho más que eso.

Un producto del espíritu irreverente y fervor rebelde que encendió una revolución, que amorosamente se mantiene viva y en evolución en el tiempo, ella sigue siendo tan relevante hoy como lo era hace un siglo. Ella es aún más entrañable por recordarnos una característica más mexicana, la capacidad de extraer el humor de la protesta, para burlarse de los poderes fácticos y las vacas sagradas de cualquier tipo sin la preocupación de que alguien podría ofenderse.

Añadir comentario