La triste historia del solitario árbol de Tenere en el desierto del Sahara

L’Arbre du Ténéré, conocido en español como el Árbol del Teneré, fue una acacia solitaria que tiempo atrás fue considerada el árbol más aislado en la Tierra – el único en más de 400 kilómetros a la redonda. Estaba en el desierto del Sahara y formaba parte de un bosque exuberante y poblado, pero con el paso del tiempo los árboles desaparecieron, quedándose solo en un desierto estéril como un hito aislado de las rutas de las caravanas a través de la región de Teneré del Sahara en noreste de Níger durante cientos de años. El árbol fue tan conocido que este árbol perdido era mostrado en un mapa a escala 1:4.000.000.

arbol de tenere sahara niger
La región de Tenere no siempre fue un desierto. Durante el período carbonífero prehistórico era un fondo de mar y más tarde una selva tropical. Los dinosaurios recorrian la región y era el coto de caza de un reptil parecido a un cocodrilo gigantesco. Tenere fue habitado por los seres humanos modernos, ya en el Paleolítico, hace unos 60.000 años. Cazaban animales salvajes y dejaron evidencia de su presencia en forma de herramientas de piedra. Durante el Neolítico hace unos 10.000 años, los antiguos cazadores crearon grabados y pinturas rupestres que aún se pueden encontrar en toda la región.

Pero poco a poco, el cambio climático convirtió el lugar en un desierto donde los árboles perecieron. La región se convirtió en un Teneré inhóspito con poca vegetación y una precipitación media anual de sólo 2,5 cm. El agua terminó siendo escasa incluso bajo tierra. A principios del siglo XX, un pequeño grupo de acacias de flores amarillas eran todo lo que quedaba de los árboles de Teneré. Con el tiempo, todos menos uno murió, quedando como el único árbol en un radio de 400 kilómetros.

Cuando el comandante de la misión militar aliada, Michel Lesourd, vio el árbol en 1939, escribió:

“Hay que ver el árbol para creer en su existencia. ¿Cuál es su secreto? ¿Cómo puede todavía estar viviendo a pesar de la multitud de camellos, que pisotean a sus lados. ¿Como permiten que los camellos coman sus hojas? ¿Por qué los numerosos Touareg que conducen las caravanas de sal cortan sus ramas para hacer fuego para preparar el té? La única respuesta es que el árbol es tabú.”

Hay una especie de superstición, una orden tribal que siempre se respeta. Cada año se reúnen la tribu de los Azalai alrededor del árbol antes de enfrentarse al cruce de Teneré. La Acacia se ha convertido en un faro que vive; es el primer o último punto de referencia para los que salen al desierto.

El árbol sobrevivió cientos de años de la desertificación, hasta que un día en 1973, un camionero borracho lo golpeó y lo tumbo.

Después de que el árbol fuese derribado, el árbol muerto fue trasladado al Museo Nacional de Níger en la capital Niamey. Desde entonces, ha sido sustituido por un simple escultura de metal que representa el árbol.

Árbol del Teneré en 1939

arbol de tenere sahara niger

Árbol del Teneré en 1967

arbol de tenere sahara niger

Árbol del Teneré en 1970

arbol de tenere sahara niger

Árbol del Teneré en 1973 después de que fue golpeado

arbol de tenere sahara niger

Sello que emitió el gobierno en 1974 sobre el Árbol del Teneré

arbol de tenere sahara niger

Árbol del Teneré hoy

arbol de tenere sahara niger

Museo Nacional del Árbol Teneré en Niamey, Níger

arbol de tenere sahara niger

Añadir comentario