Los mejores lugares donde leer un libro en la Ciudad de México

Hay muy pocas cosas que se comparen con ese momento en el que abres un libro y te dejas ir con sus palabras. Aunque puedes leer prácticamente en cualquier lugar, hay algunos lugares que hacen de la lectura algo especial. Por esa sencilla razón queremos compartir contigo los mejores lugares para leer un libro en CDMX:

donde leer un libro en la Ciudad de México

1.- Centro cultural Elena Garro (La conchita, Coyoacán)

Al pasar por la calle Fernández Leal que conecta con la iglesia de la “chonchita” te encontraras en el número 43 un gran ventanal que te deja dar un vistazo a sus más de 20 mil libros que se apilan ordenadamente en los muros de este Centro cultura.

Aquí podrás encontrar varios rincones en los cuales te puedes acomodar para leer tu libro favorito. Desde los sillones del primero piso, la cafetería al aire libre o incluso en la sección de libros infantiles.

2.- Parque Loreto y Peña Pobre

En este parque de la parte sur de la ciudad podrás sentarte debajo de la sombra de un árbol y comenzar a leer con toda la tranquilidad del mundo. O bien, puedes ir a “La casa del Pan” y leer mientras bebes un delicioso café organico.

3.- La casa de Juan (centro de Tlalpan)

Esta cafetería que se ubica en el corazón de Tlalpan es un estupendo lugar para leer. Su cómoda terraza te pedirá a gritos que abras un libro y te dejes llevar. Además se pueden admirar grandiosas obras de arte en sus paredes.

Si te interesa, los miércoles a las 7 de la noche dan clases de meditación.

4.- Audiorama de Chapultepec

En medio del bosque de Chapultepec te encontraras con el Audiorama, un espacio perfecto para dejarse, escuchar música y leer un buen libro. Si de casualidad vas pasando por ahí y no llevas un libro no tienes nada de que preocuparte, te aseguramos que ahí encontraras algún libro que llame tu atención.

5.- El museo Franz Mayer

En la cafetería de este museo te encontraras un hermoso jardín, una arquitectura digna de admiración y un delicioso café. Puedes dar un vistazo a las exposiciones temporales del claustro del museo y después sentarse a leer un libro mientras te tomas una deliciosa taza de café.

Dinos en los comentarios cuales son los tuyos.

Añadir comentario