La Tenebrosa Resbaladilla / Tobogán del Diablo en Utah

El estado de Utah en los Estados Unidos, es muy conocido por sus formaciones rocosas entre las que se pueden encontrar parajes turísticos muy importantes. Uno de los más llaman la atención es el Devil’s Slide, una rampa enorme formada por piedra cáliza, localizada en el lado sur de la Interestatal 84, en el Cañón Weber, cerca de Croydon.

La Tenebrosa Resbaladilla / Tobogán del Diablo en Utah

Compuesta por dos pilares inclinados de roca separados entre sí por 20 pies de distancia, esta resbaladilla/tobogán mide unos 200 pies de largo y se encuentra a 40 pies de altura sobre el suelo, lo cual la convierte en una escultura natural impresionante.

La Tenebrosa Resbaladilla / Tobogán del Diablo en Utah

El lugar fue descubierto por los primeros pioneros en el año 1840 y eventualmente, se le dio el nombre tan peculiar con el que se lo conoce hasta hoy en día.

La Tenebrosa Resbaladilla / Tobogán del Diablo en Utah

Fue James John Walker, un residente de Croydon, el primero que llamó como Devil’s Slide a esta formación rocosa. El mote se hizo tan popular que fue mencionado en un periódico de 1875 y desde entonces, la gente comenzó a referirse al sitio de este modo.

La Tenebrosa Resbaladilla / Tobogán del Diablo en Utah

Con el paso del tiempo, Devil’s Slide se ha convertido en una de las atracciones más singulares de Utah.

La Tenebrosa Resbaladilla / Tobogán del Diablo en Utah

Las compañías de cemento que llegaron a instalarse en las cercanías de esta rampa, incluso empezaron a comercializar su marca con el logotipo de un demonio bajando a toda velocidad por la rampa. Y uno de los equipos de baseball oriundos de las cercanías fue también bautizado como los Red Devils, en honor a las rocas. Con el paso del tiempo el pueblo fue perdiendo importancia y quedo abandonado a finales de la década de 1980 convirtiendose esta pequeña ciudad en un lugar fantasma. 

La Tenebrosa Resbaladilla / Tobogán del Diablo en Utah

Devil’s Slide se convirtió oficialmente en atracción turística a partir de la década de los 20 y en sus alrededores se colocaron varios señalamientos para atraer a los visitantes. En su extremo inferior, destaca la Puerta del Diablo por la que se puede ver la barranca de Weber.

Añadir comentario