Ulama: un juego prehispánico con mucha historia

La cultura prehispánica, si bien ha pasado prácticamente a la historia, nos ha dejado varias tradiciones que residen sobretodo en los pueblos indígenas actuales. Uno de los más interesantes es el juego de pelota, mismo que data aproximadamente de 3500 años y que en tiempos antiguos, era considerado un auténtico deporte en la sociedad de Mesoamérica.

Ulama: un juego prehispánico con mucha historia

El estudio y descubrimiento del juego se dio a partir del descubrimiento de más de 2000 canchas, extendidas sobre todo por el suroeste de El Salvador y Estados Unidos. Estas zonas, consideradas como auténticas joyas geológicas, dicen mucho de etnias como lo eran la de los olmecas, los zapotecas, los toltecas, los teotihuacanos y los aztecas.

El juego de pelota estaba basado en conceptos sociopolíticos y religiosos de la época, puesto que sus canchas y movimientos obedecían a funciones y significados muy arraigados en la sociedad de antaño: en él, tomaban parte las creencias de su gente como el acceso al inframundo, los rituales para volver fértil la tierra, la posición de los cuerpos celestes en el cielo, el culto a la guerra y los sacrificios humanos, que también era una constante en varias culturas mesoamericanas.

Durante la conquista, los españoles pudieron darse cuenta de que la actividad obedecía a mucho más que a fines recreativos, pues cada partido era de hecho, un acontecimiento social y político importante.

Ulama: un juego prehispánico con mucha historia

Fue por tal razón que una de las funciones de la Evangelización fue suprimirlo completamente de Mesoamérica. No obstante, una forma evolucionada del juego pudo abrirse paso a través de la influencia de España y es lo que hoy se conoce como Ulama, algo que pocos indígenas juegan en la actualidad.

El Ulama toma el concepto original de su antepasado y consiste en golpear con la cadera una pequeña pelota, a fin de pasarla por un aro.

Añadir comentario