Una niña llama “viejo” a un anciano, lo que sucedio a continuación es una de las historias más bonitas del año

Tara Woods, una escritora con siete hijos, relató en Facebook la historia de la maravillosa amistad entre su pequeña hija, Norah, y un anciano llamado Dan. Dicha relación surgió de la manera más inesperada e inocente, y ahora ha cautivado los corazones de muchas personas.

Esta es la conmovedora historia entre una pequeña y un anciano

Foto de Tara Woods

Norah es una niña que siempre ha sentido debilidad por las personas de la tercera edad. Según su madre, ella desea brindarles todo su cariño antes de que mueran, como le dijo en una ocasión cuando la recogió del preescolar.

El día en que ella cumplió cuatro años, Tara la llevó al supermercado a comprar pastelillos para que comiera con sus hermanos. Allí, Norah vio a un anciano que hacía las compras y le gritó: “¡Viejo! ¡Hoy es mi cumpleaños!”. Al principio su madre estaba muy azorada y creyó lo peor cuando él se acercó hasta la niña, probablemente para regañarla.

Esta es la conmovedora historia entre una pequeña y un anciano

Foto de Tara Woods

Para su sorpresa, lo único que hizo fue preguntarle cuantos años cumplía y ponerse a charlar con ella. Se hicieron tan buenos amigos, que Tara les tomó algunas fotos con su iPhone.

Luego de publicarlas en Facebook, una persona que conocía al anciano le reveló que se llamaba Dan y le facilitó su dirección para poder visitarlo.

Hacía poco tiempo que Dan había perdido a su esposa y llevaba noches sin poder dormir bien. Conocer a Norah supuso un cambio muy positivo en su vida, que lo ayudó a recuperar la alegría que había perdido. Durante su primera visita, él le preparó crayones de colores y papel para que dibujara, y le quitó las espinas a una rosa para obsequiársela.

Esta es la conmovedora historia entre una pequeña y un anciano

Foto de Tara Woods

Hoy en día, no pasa una semana sin que Tara y su hija pasen a visitarlo y este año, él pasará Acción de Gracias con su familia.

Una hermosa demostración de como el cariño infantil puede transformarlo todo.

Añadir comentario