Vivió durante dos años en un árbol para evitar que lo talen

Julia Hill, una joven ecologista estadounidense mostró a todo el mundo su lucha por la preservación de las maravillas de la madre naturaleza pasando la asombrosa cantidad de 738 días en lo alto de una secoya de 60 metros que llamó Luna, en un intento desesperado de salvar el antiguo árbol y el bosque de su alrededor.

Vivió durante dos años en un árbol para evitar que lo talen

Cuando tenía 22 años, Julia Hill se vio involucrada en un accidente de tráfico anormal, que la dejó con una fractura de cráneo e incapaz de hablar durante un año. Esto le hizo replantearse toda su vida y se dedicó a explorar el mundo. En 1997, un año después de su accidente, finalmente encontró lo que estaba buscando – un grupo de activistas protestaban contra la destrucción de un bosque de secuoyas en California del Norte, que se extendía por cientos de kilómetros.

vivio en la copa de arbol durante dos años

Ella estaba encantada por los árboles antiguos y decidió unirse a su causa. Valiente y decidida, Julia se ofreció a subir a uno de los árboles más altos del bosque – una secuoya de 1.500 años de edad, con la esperanza de detener a Maxxam Corporation, el operador de Pacific Lumber, de cortar el árbol.

vivio en la copa de arbol durante dos años

Sin experiencia, se las arregló para permanecer en el árbol sólo por unos días, Julia quería llamar la atención de los medios de comunicación internacionales de la horrible deforestación que estaba teniendo lugar. Ella sabía que la única manera de conseguir la atención de la gente era romper el récord de estancia en la copa árbol que era de 42 días. Y eso es exactamente lo que hizo – después de 100 días, Julia estaba en todas las noticias dando entrevistas y educando a la gente sobre la importancia de salvar de la tala a los árboles.

vivio en la copa de arbol durante dos años

El viaje que emprendió fue extremadamente difícil, ya que tuvo que soportar las duras condiciones climáticas con viento constante, el frío y los períodos de lluvia. Por otra parte, el personal de Pacific Lumber estaba haciendo que se estancia con Luna fuese menos soportable le estaban acosando con  gas pimienta y otros métodos contundentes para obligarle a retirarse. Además estaba constantemente atormentada por el sonido de rotura y caída de árboles. La lucha contra los madereros y la soledad, al mismo tiempo le hizo vivir una difícil experiencia.

vivio en la copa de arbol durante dos años

Después de 738 días, Julia finalmente puso sus pies en tierra firme. No había tocado el suelo durante dos años y ocho días. Cuando puso los pies sobre la tierra, había un montón de emoción. Hubo alegría extrema, porque habían protegido el árbol. Derrotado, Maxxam Corporación acabo pagando $ 50,000 en compensación. El dinero fue donado a una escuela que lleva a cabo la investigación para la explotación forestal sostenible. Gracias a sus esfuerzos, Julia Hill es ahora un reconocido activista ambiental y sigue trabajando en la consecución de concienciar de la importancia de mantener una naturaleza sostenible.

Añadir comentario