11 pasos para ser una perfecta madre mexicana

Aprende a hacer infusiones con cuantas hierbas tengas en casa. Ninguna madre mexicana que se respete, ignora como tratar a sus hijos con remedios caseros.

Conviértete en su mayor autoridad. Quizá ya no se pueda usar la chancla, pero la auténtica mamá de México sabe como darse a temer con una sola frase.

Jamás aceptes que tus hijos te lleven la contraria. Ellos podrán cantar misa, pero tú siempre tendrás la última palabra… ¡por qué lo dices tú, que eres su madre!

Manda a tus nenes a comprar cosas con las que se vayan a confundir. Y cuando lleguen, hazles bullying, reclamándoles como si ellos hubieran tenido la culpa.

Recurre al ¿cómo se dice? Para que cuando tus niños respondan ¿qué?, se acuerden de que en realidad es mande y que las gracias nunca pueden faltar.

Que el comal no te tome desprevenida. ¿Qué clase de jefa de familia es una que se quema al calentar las tortillas?

TE PUEDE INTERESAR:

Enséñales a tus retoños la diferencia entre ahorita y ¡ahorita! Porque cuando la jefa de la casa pide algo a la de ya, tienen que aprender que no estás bromeando.

Regáñalos mientras los consientes. Es clásico que la madre mexicana les grite a sus retoños por parranderos, mientras les prepara un desayuno levantamuertos.

Domina el arte de la sopa aguada. Parece un plato simple y sencillo, pero solo las mejores saben darle su toque especial, sin perder la consistencia del caldo.

Usa a las entidades misteriosas en las que creen tus hijos. El ratón de los dientes, Santa Claus, el niño Dios… siempre puedes emplearlos en una extorsión si ves que las cosas se te están saliendo de las manos.

Jamás dejes que se olviden del 10 de Mayo. Es tu día y lo quieran o no, ¡tendrán que festejarte como Dios manda!

Añadir comentario