Esto es lo que pasa en tu cerebro cuando juegas Candy Crush

No cabe duda de que Candy Crush sigue siendo uno de los juegos más adictivos del momento y no es para menos.

Esto es lo que pasa en tu cerebro cuando juegas Candy Crush

Esta deliciosa dinámica de juntar dulces del mismo color y a especie, ha vuelto locos a millones de fanáticos en el mundo. Aunque muchos todavía no se explican la razón del éxito de esta aplicación. Después de todo, la dinámica es demasiado sencilla y no se necesita de ninguna destreza especial para superar los niveles.

¿Qué es lo que hace a Candy Crush tan especial, entonces?

Todo se basa en las reacciones que ocurren en tu cerebro. Cada vez que obtienes un pequeño triunfo en la app, tu organismo libera una sustancia llamada dopamina, relacionado con las sensaciones de euforia y felicidad. También tiene que ver mucho con las adicciones, al activar un circuito nervioso específico cada vez que vuelves a jugar.

Los niveles del juego están programados para que, si bien puedas ganar en cualquier momento, tampoco lo tengas tan sencillo, pues de otro modo, te aburrirías. De hecho, pocas personas se percatan de que esta es más una aplicación de suerte, pues nunca te tocarán caramelos que no sean aleatorios. Como sucede con las máquinas tragamonedas del casino.

Otro factor que tiene mucho que ver con la ansiedad de los jugadores, es el sistema de cinco vidas. Una vez que has acabado con todas, debes esperar media hora para volver a jugar, lo que genera cierta agitación similar a la de los farmacodependientes.

A menos que estés dispuesto a pagar para desbloquear el juego de inmediato, esta estrategia es efectiva para disparar esa “angustia de ganar”.

Por último, toma en cuenta que los caramelos no fueron elegidos como imagen principal de Candy Crush, solo porque sí. A todos nos gustan y los creadores los eligieron por ser un símbolo que asociamos con algo positivo.

Añadir comentario