Extraños ayudan a anciano a sentarse, entonces la esposa susurra 6 palabras que dejan a todos llorando

Ser amables y mostrar empatía por las demás personas nunca está de más y a nadie hace daño. Son las pequeñas acciones las que más grande impacto pueden tener en nosotros y en los otros.

Así lo descubrió Lauren Hinkston cuando ella y su esposo, John, se encontraban en un juego de béisbol de los Cubs de Chicago.

Una pareja de ancianos pasó junto a ellos para alcanzar sus asientos. Le explicaron que tenían boletos de temporada justo tras el Home; pero se dieron cuenta de que sus boletos para las finales eran en medio de las gradas.

Extraños ayudan a anciano a sentarse, entonces la esposa susurra 6 palabras que dejan a todos llorando

“Cualquiera que haya ido a las gradas sabe que incluso en un buen día, navegar entre los asientos de las gradas puede ser muy complicado”, comentó Lauren.

Por fortuna, delante de los ancianos estaba sentada una pareja de amables hombres que se percataron de que el anciano tenía dificultades con las escaleras y le ayudaron con gentiliza.

Mientras los nuevos amigos – la pareja de ancianos y los dos hombres – platicaban, Lauren pudo escuchar que los dos hombres eran hermanos. Uno vivía en Chicago mientras que el otro había viajado desde San Diego para ir al juego.

Lauren no pudo evitar percatarse de la forma en que los dos hermanos se preocupaban por el anciano sentado tras ellos.

“Durante el juego lo ayudaron a ponerse de pie cuando la multitud lo hacía también, y uno de los hermanos permanecía algunas veces sentado para que el anciano pudiera ver el juego”, recordó ella.

Lauren estaba conmovida al ver como la pareja disfrutaba el juego, notando que estaban tomados de la mano, él palmeaba la rodilla de su esposa, y ella le ayudaba a ponerse de pie cuando había alguna jugada emocionante.

Extraños ayudan a anciano a sentarse, entonces la esposa susurra 6 palabras que dejan a todos llorando

Durante la tercera entrada la mujer se acercó y le susurró algo a Lauren que le hizo llorar de inmediato y convirtió aquel día en algo inolvidable:

“Él está atravesando quimioterapia justo ahora”, dijo la anciana y continuó, “Hemos intentado todo lo posible y estos son los últimos pasos”

Apenas dijo esto cuando el anciano se inclinó hacia su esposa y le dijo feliz: “¡Me encanta esto!”

Lauren no pudo contener las lágrimas al ver el amor que la pareja de ancianos se tenía entre sí, lo mucho que disfrutaban sus últimos días juntos, y la amabilidad de un par de extraños que ni siquiera estaban enterados de la condición y enfermedad del hombre.

Al finalizar el juego los hermanos ayudaron al anciano a subir las escaleras antes de despedirse.

“¡Abracé al par de hermanos y les agradecí infinitamente su generosidad!”, dijo Lauren. “Con todo lo malo que cada día sucede en el mundo, sentí que esta era una historia que debía ser contada”.

No cabe duda que son nuestras pequeñas acciones las que más afectan día a día la vida de las personas, ya sea de forma positiva o negativa; en nosotros está hacer algo positivo por los demás, nunca sabemos cuándo o cuánto un acto desinteresado y amable pueda cambiar la vida de alguien más.

Muchos dirán que es una tontería la nota, pero la verdad hoy en día solamente se publican cosas horrendas y de puro morbo. Este tipo de notas deberíamos ver más seguido.

Fomentemos este tipo de acciones comparte el artículo con tus amigos y no olvides dejar un like.

Si te ha gustado esta historia recuerda compartirla con amigos y familiares. Recuerda apoyarnos con un Me Gusta y dejarnos tus comentarios.

Añadir comentario