Los hermosos caballos salvajes del desierto de Namib

Nadie sabe cómo llegaron ahí, pero se han consolidado como una de las especies de caballos salvajes más pacíficas y bellas que existen.

Además de encontrarse entre los pocos, que son capaces de subsistir en una zona desértica.

Los hermosos caballos salvajes del desierto de Namib

Los equinos africanos de Namibia, suponen también todo un caso de estudio para los científicos, pues a diferencia de los animales convencionales de su género, han desarrollado aptitudes increíbles al vivir en este tipo de terreno.

Los hermosos caballos salvajes del desierto de Namib

Son capaces de sobrevivir hasta cinco días sin beber agua, orinan con menos frecuencia que cualquier caballo y ha quedado claro que no necesitan de grandes pastizales.

Los hermosos caballos salvajes del desierto de Namib

En un inicio, la polémica por exterminarlos estaba a la orden del día, pues aparecieron como invasores en una región de la que no eran propios.

Los hermosos caballos salvajes del desierto de Namib

Afortunadamente se les ha dejado vivir y con el tiempo, su población ha incrementado hasta rondar los 300 ejemplares. Pese a lo que se pudiera pensar, lo cierto es que están habituados a los turistas, y tienen un carácter tranquilo y amigable.

Los hermosos caballos salvajes del desierto de Namib

Con frecuencia se acercan a los visitantes del desierto, que los han malacostumbrado al obsequiarlos con sobras de comida o dulces desde sus autos.

Los hermosos caballos salvajes del desierto de Namib

Aun así, sigue siendo un misterio el por qué se encuentran en Namibia. Algunas suposiciones apuntan a los supervivientes de un barco europeo, que habría naufragado con su carga de caballos mientras se trasladaba hasta Australia.

Los hermosos caballos salvajes del desierto de Namib

Otros apuntan a los supuestos equinos abandonados por los militares de la Schutztruppe, que provenía del Imperio Alemán y pretendía colonizar los alrededores.

Los hermosos caballos salvajes del desierto de Namib

Finalmente, hay quienes dicen que estos caballos podrían ser descendientes de los animales de Hans-Heinrich von Wolf, barón que habitaba en el cercano castillo de Duwisib, a 100 kilómetros del desierto.

Los hermosos caballos salvajes del desierto de Namib

Luego de volver a su patria, tanto la propiedad como los equinos habrían quedado dejados a su suerte.

Añadir comentario