Le hizo una visita a su esposo en el trabajo y entonces, rompió a llorar…

A pesar del tiempo que Chellie llevaba conviviendo con su marido, nunca se había dado cuenta de la importancia de su profesión hasta ahora y fue algo que la conmovió profundamente.

Jason, es un hombre que trabaja para el Departamento de Servicios Sociales, ayudando a niños que se encuentran en una mala situación.

Le hizo una visita a su esposo en el trabajo y entonces, rompió a llorar…

Se esfuerza mucho por resolver los casos más difíciles, pero rara vez se le reconoce su trabajo. De hecho, los trabajadores sociales tristemente son mal vistos, como personas que separan familias o llevan a los niños a casas hogar, cuando su única intención es ayudar. Pero él es feliz con lo que hace y de acuerdo con Chellie, siente mucha gratificación al apoyar a los pequeños.

En el último caso con el que trabajó, Jason tuvo que recoger a un bebé que había sufrido maltratos por negligencia. Ningún familiar estaba cerca para llevarlo a casa, así que tuvo que quedarse dos horas extras con él, para confortarlo.

Fue ahí cuando Chellie decidió visitarlo en su oficina para animarlo… y se encontró con esto.

Jason estaba acostado en su silla, mientras sostenía al niño contra su hombro, que dormitaba. Era como ver a un padre con su pequeño. Esta simple escena la hizo llorar y darse cuenta de muchas cosas.

“En un mundo donde el odio, el hambre, los conflictos por el uso de armas y la ridícula actitud de nuestros políticos gobiernan, hay niños que lo están pasando muy mal todos los días. Y las personas que realmente se preocupan por ellos, son omitidas por la sociedad, mal vistas y la increíble entrega que ponen al trabajar no se les reconoce”, escribió en su red social.

Tristemente tiene razón. A pesar de todo, es un alivio saber que ellos siempre estarán ahí para proteger a los más indefensos.

Añadir comentario