Un niño les contó a sus padres lo que 2 adultos hacían cada vez que lo veían. Cuando vieron lo que hacían quedaron realmente impactados

Fue un viernes 13 cuando el pequeño Quincy experimento algo que había estado esperando desde hace tiempo.

La foto del momento ya se ha vuelto viral en varias ciudades el mundo, pero no porque sea una historia realmente sorprendente, sino que se trata de la historia de un niño, que al igual que otros niños de corta edad, quieren descubrir un mundo de aventura fuera de las ventanas de sus cuartos.

Un niño les contó a sus padres lo que 2 adultos hacían cada vez que lo veían. Cuando vieron lo que hacían quedaron realmente impactados

Esta es la historia del pequeño Quincy Kroner, un pequeño de 2 años que llevaba cerca de seis meses esperando un día de la semana con muchas ansias: el día en que el camión de basura pasa a su casa, ya que a este pequeño le fascina el camión y cree que es algo realmente asombroso.

Los padres comentan que Quincy es amante de los autos en general, pero se sorprendieron al saber que espera al camión de la basura con muchas ganas y que los hombres del camión siempre lo saludaban a través de su ventana. Un día esperaron junto con Quincy y vieron que él realmente se emocionaba cuando llegaba el camión y que los hombres que lo manejaban lo saludaban muy amablemente, como si se tratara de un viejo amigo.

Un niño les contó a sus padres lo que 2 adultos hacían cada vez que lo veían. Cuando vieron lo que hacían quedaron realmente impactados

Cuando Quincy aprendió a usar el baño y se despidió de los pañales sus padres le dieron un regalo muy especial: un pequeño camión de basura de juguete. El niño estaba muy feliz, ya que ahora podría mostrarles a sus héroes su nuevo regalo.

Llegó el gran día, Quincy finalmente pudo salir de su casa para ir a donde estaban dos los hombres y el enorme camión. Cuando llegaron a su casa el pequeño salió corriendo hacia ellos. Pero era tanta la emoción que al momento de tomarse la foto Quincy comenzó a llorar. El pequeño estaba en shock, aunque al final se calmó y pudo saludar a los dos hombres sin problemas.

Un niño les contó a sus padres lo que 2 adultos hacían cada vez que lo veían. Cuando vieron lo que hacían quedaron realmente impactados

Esta historia es un ejemplo de cómo no se necesita ser un superhéroe para ser un ejemplo a seguir para los pequeños que apenas descubren el mundo.

Añadir comentario