Pareja se queda en shock cuando ve la ecografía – los médicos constatan que es 1 entre 15 millones

Cada nacimiento de un niño es un milagro. Algo único, y no solo para los padres.

Pero hay nacimientos algo más especiales que otros.

Esta joven pareja siempre habían sabido que querían tener su propia familia. Poco después de casarse, descubrieron que iba a ser padres. Lo que no se podían imaginar es que su embarazo iba a ser uno entre 15 millones.

Bethani y Tim Webb i Hythe, de Alberta (Canadá), se conocieron dos años antes de casarse, en junio de 2015. Solo tres meses después de la boda, Bethani quedó embarazada, y en diciembre del mismo año la pareja fue al hospital para una ecografía rutinaria.

Pero cuando el médico les mostró la imagen que se proyectaba en la pantalla, ninguno de ellos podían creer lo que veían sus ojos: cautrillizas, de un mismo óvulo. En el vientre de Bethanis había cuatro niñas idénticas. La posibilidad de que eso ocurra es de 1 entre 15 millones.

“No podía creerlo, me quedé en shock. Sinceramente, pensé que era una broma. No lo podía creer”, cuenta Bethani a CBS News.

A Bethani le hicieron una cesárea en la semana 33 de embarazo, y en junio de 2016 llegaron al mundo Abigail, McKayla, Grace y Emily. Ninguno de los dos padres tenían en sus familias gemelos, trillizos ni cautrilizos.

Para poder diferenciarlas tuvieron que pintarle las uñas de distintos colores.


Cuidar de un bebé no es ningún juego, pero cuando se trata de cuatro, la cosa requiere un gran esfuerzo extra. Sin ir más lejos, tienen que cambiar 30 pañales al día.

Y resulta tan caro que su entorno les tuvo que ayudar económicamente. Cada semana llegaban productos a su casa para ayudarles, y gracias a una colecta, pudieron comparar un automóvil más grande para tener espacio para toda la familia.

“Es fantástico de verdad porque nosotros no podríamos haberlo conseguido solos nunca”, dice Bethani.

Aunque a veces es muy complicado, la pareja se siente bendecida con sus cuatro hijas:

“Yo ya no me puedo imaginar mi vida sin ellas. No sé lo que haría sin ellas”.

Ahora la familia vive en casa de la madre de Tim, quien está encantada de poder cuidar de sus nietas.

La vida está llena de sorpresas y esta historia es una buena prueba, y aunque las cosas muchas veces no son como las planeamos, pueden ser diferentes y a la vez igual de fantásticas. Comparte para recordar a tus seres queridos lo maravillosa que puede ser la vida.

Añadir comentario