Rocamadour | Un pueblo medieval francés que desafía a la gravedad en un acantilado

Viajar a Francia no es tan solo limitarse a conocer la capital parisina.

Existen en este hermoso país europeo, cantidad de sitios misteriosos y bellísimos para visitar si no eres tanto de ciudad. Uno de ellos es Rocamadour, el pueblo que se alza sobre un acantilado en el cañón del Alzou.

Rocamadour | Un pueblo medieval francés que desafía a la gravedad en un acantilado

Con sus callejuelas empinadas y sus casitas de arquitectura medieval, se ha ganado fama de ciudad sagrada. Y no es para menos, pues existen en él tantos templos como viviendas antiguas.

Rocamadour | Un pueblo medieval francés que desafía a la gravedad en un acantilado

Rocamadour de hecho, es uno de los principales destinos en Francia para quienes salen a peregrinar.

Rocamadour | Un pueblo medieval francés que desafía a la gravedad en un acantilado

Podemos encontrar el Santuario de la Virgen Negra, sin duda el punto más visitado de la comunidad por miles de turistas y creyentes.

Rocamadour | Un pueblo medieval francés que desafía a la gravedad en un acantilado

Además de dicha iglesia, se halla la Gram Escalera de 216 escalones que lleva hasta la plaza principal, un lugar desde el que es posible acceder a los siete templos principales existentes en la urbe.

Rocamadour | Un pueblo medieval francés que desafía a la gravedad en un acantilado

Otros puntos relevantes en Rocamadour son el Museo de Arte Sacro, con una vasta colección de pinturas de temática religiosa, el Antiguo Palacio Episcopal y las murallas, cuyo punto más alto funge como mirador de las maravillas del Alzou y sus cercanías.

Rocamadour | Un pueblo medieval francés que desafía a la gravedad en un acantilado

Es imprescindible además, una visita a la Cueva de las Maravillas, caverna llamada así por sus magníficas pinturas rupestres que se remontan a 20,000 años y las preciosas formaciones minerales que guarda en sus entrañas.

Rocamadour | Un pueblo medieval francés que desafía a la gravedad en un acantilado

Desde luego, tampoco hay que perder de vista la maravillosa oferta gastronómica de este pueblecito. Los quesos son la especialidad de los lugareños, y aquí se elaboran a base de leche de cabra crudo.

Rocamadour | Un pueblo medieval francés que desafía a la gravedad en un acantilado

Degustarlo caliente o como parte de una ensalada es toda una delicia, pues su sabor no se compara a ninguno del de los quesos típicos franceses.

Rocamadour | Un pueblo medieval francés que desafía a la gravedad en un acantilado

¡Siempre es un buen momento para visitar Rocamadour!

Añadir comentario