Su esposa le pidió que nunca abriera esta caja. 60 años después, le reveló un impactante secreto

Cumplir 60 años de casados es un logro para cualquier matrimonio; especialmente si siguen tan enamorados como desde el primer momento.

Esta pareja había logrado una relación estable con el paso de los años, formaron una familia muy linda, vieron partir a sus hijos de casa y siempre se hablaron con honestidad el uno al otro.

Su esposa le pidió que nunca abriera esta caja. 60 años después, le reveló un impactante secreto

O casi.

Al principio de mudarse a su nueva casa como recién casados, la mujer había colocado una caja de zapatos en el fondo del armario.

—Nunca la abras, ni me preguntes que es lo que hay adentro —le pidió a su marido, quien extrañado por la petición, tuvo que acceder.

Su esposa le pidió que nunca abriera esta caja. 60 años después, le reveló un impactante secreto

Así transcurrió el tiempo y la caja permaneció siempre en el mismo lugar. Luego la esposa, que ya era una anciana, enfermó gravemente y los médicos le diagnosticaron pocas semanas de vida. La mujer pues, se dispuso a saldar todos sus pendientes y a despedirse de sus seres queridos.

Luego llamó a su esposo y le pidió que le trajera la caja de zapatos. Iba a revelarle su contenido.

Su esposa le pidió que nunca abriera esta caja. 60 años después, le reveló un impactante secreto

El viejo se quedó anonadado al ver lo que había dentro. Estaba repleta de fajos de billetes que sumaban 85,000 dólares, ¡toda una fortuna! También había dos muñequitas tejidas a ganchillo.

—Al casarnos, mi abuela me contó que la mejor manera de ser feliz en un matrimonio era evitando las discusiones —le dijo su esposa—. Me aconsejó que si alguna vez me molestaba contigo, debía callarme y tejer una muñeca.

Su marido quiso llorar al escuchar aquello. Aquellas muñecas debían significar que en todo ese tiempo, su esposa solo se había enojado con él dos veces.

Su esposa le pidió que nunca abriera esta caja. 60 años después, le reveló un impactante secreto

—Por eso hay solo un par de muñecas. Pero cariño, ¿de dónde sacaste tanto dinero?

—Ah —contestó ella—, ¡eso es lo que gané por vender todas las otras muñecas!

Añadir comentario