Todos pasaban caminando a lado de un bebé tirado en las escaleras y nadie hacia nada, hasta que paso algo…

Lamentablemente vivimos en un mundo que puede ser muy cruel y en el que todos los días pasan cosas que no deberían de pasar ni por nuestras cabezas.

Pero cuando la gente está tan acostumbrada a estas cosas dejan de asombrarse y de hacer algo para causar un cambio.

No es una sorpresa que muchas personas están muy alejadas de los valores básicos y universales, la tolerancia, el respecto, la cooperación e incluso la justicia. La historia que compartiremos el día de hoy es una prueba de ellos.

Esta historia que se ha vuelto viral comienza con una lamentable fotografía tomada por A. J. Laberinto en Manila, Filipinas. En la foto se puede ver como un bebé con pocos meses de edad esta tirado, sin ropa, en las escaleras de una de las estaciones del metro de la ciudad. La gente simplemente pasaba a su lado sin hacerle caso, o sin hacer algo al respecto.

Todos pasaban caminando a lado de un bebé tirado en las escaleras y nadie hacia nada, hasta que paso algo...

Junto con la foto publicada comentó:

Estaba en el piso, no estaba muriendo; más bien estaba profundamente dormido. Los transeúntes están acostumbrados a ver cosas parecidas, reaccionaron como normalmente lo hace: alejándose del bebé. Ahora, tomé las fotos y pregunté en voz alta en donde estaban los padres del niño. En ese momento apareció una mujer con ropa sucia y desaliñada, tomo al bebé y se fue. Todo paso en cuestión de segundos”.

Pocos días después de lo sucedido el fotógrafo volvió a encontrarse al mismo niño en las mismas escaleras, así que le dio algo de comida. Lamentablemente, la calle era el único sitio que ese bebé conocía, al parecer vivía ahí.

Todos pasaban caminando a lado de un bebé tirado en las escaleras y nadie hacia nada, hasta que paso algo...

“Muchas personas dirán que eso es algo normal en ese país, pero la realidad del asunto es que estamos perdiendo el corazón”.

Lo cierto es que el mundo podría cambiar mucho si todos tuviéramos más valores y ayudáramos con más disposición al prójimo.

Añadir comentario