Un hombre está haciendo una fila contando su cambio. La respuesta del cajero se está volviendo viral

Spring Bowlin estaba haciendo una pequeña compra en su hora del almuerzo cuando vio algo que podría hacer que hasta el más paciente de nosotros se molestara.

Bowlin a través de una publicación de Facebook comenta que el caballero de avanzada edad frente a ella sacó un puñado de monedas del bolsillo para pagar sus compras y comenzó a … poco a poco … contar … las … monedas

Visiblemente aturdido por la línea que crecía detrás de él, lleno de compradores potencialmente impacientes, el hombre perdió el control del cambio, perdió la cuenta y tuvo que volver a empezar, según Bowlin. El hombre solo se avergonzó y se volvió más frenético.

Si estás imaginando a un cajero golpeando sus dedos en el mostrador con la mano esperando que el hombre termine, bueno … estarías equivocado.

Bowlin, mirando desde su lugar en la fila, elogió al “hermoso cajero” que intervino para tranquilizar al hombre.

“Este cajero tomo sus manos y dejo todo el cambio en el mostrador y dice: ‘Esto no es un problema. Haremos esto juntos'”.

El hombre se disculpó increíblemente con el cajero y Bowlin, que esperó pacientemente a que terminara su transacción, asegurándole que no le molestaba en absoluto. Cuando Bowlin se acercó al mostrador ella misma, agradeció al cajero por ser tan paciente con el hombre.

No es de extrañar que la publicación de Bowlin haya acumulado miles de likes y comentarios de personas movidas por un acto de bondad tan simple:

Los estudios lo han dejado claro: tener prisa realmente lastima nuestra capacidad de sentir empatía o sentir compasión por los demás.

Levanta la mano si alguna vez te has sentido irritado por un atasco causado por un accidente automovilístico en el que alguien podría haber sido herido o si alguna vez te has sentido frustrado ya que la persona que estaba delante de ti en la cola del supermercado sacó un fajo de cupones (o un bolsillo lleno de monedas).

Es naturaleza humana, pero los expertos recomiendan poner un poco de esfuerzo y tener en cuenta que si estas apurado podemos tener nublado nuestro juicio.

La abrumadora respuesta a la publicación de Bowlin demuestra que la compasión importa y puede marcar una gran diferencia, incluso en pequeñas dosis.

Como el cajero le dijo a Bowlin: “Lo que está mal en nuestro mundo es que hemos olvidado cómo amarnos los unos a los otros”.

¿Nos ayudas a difundir este mensaje? Merece la pena.

Añadir comentario