La misteriosa montaña que come hombres en Bolivia

La región de Potosí en Bolivia, es muy conocida por constituir uno de los centros de explotación minera más famosos en el país.

Si bien en años anteriores fue una generosa fuente de enriquecimiento por la extracción de sus metales, hoy en día es difícil que los trabajadores encuentren vetas de plata. Las minas han sido vaciadas casi por completo.

Cerro Rico La misteriosa montaña que come hombres en Bolivia

A pesar de todo, de vez en cuando hay quien todavía espera hallar algo que no sea estaño, por lo cual los mineros siguen desempeñando su oficio en el cerro de la mina de Pailaviri o Cerro Rico, el más alto del lugar.

Cerro Rico La misteriosa montaña que come hombres en Bolivia

Se ha formado en torno a la misma, toda una comunidad conformada por familias, cuyos hijos adoptan el mismo trabajo que sus padres apenas entrar en la adolescencia. Sus casas se han instalado aquí, tanto por comodidad como para protegerse en contra de robos. Los vecinos son muy unidos entre sí y a la fecha, han alcanzado una población de 145,000 habitantes.

Cerro Rico La misteriosa montaña que come hombres en Bolivia

Entre sus festividades más relevantes, se encuentran el carnaval del pueblo, en el cual los mineros se olvidan un día de sus responsabilidades y desfilan en medio de alegres caravanas. Ellos por su parte, profesan una leal adoración a “El Tío”, misterioso espíritu representado con cuernos al que se le hacen ofrendas, en aras de encontrar fortuna por medio de la recolección de minerales.

Cerro Rico La misteriosa montaña que come hombres en Bolivia

Y es que aquí, las cantidades de dinero ganadas por la actividad minera se estiman desde 140 dólares hasta 1,400; toda una fortuna para estos humildes bolivianos, aunque es difícil acumularla.

Cerro Rico La misteriosa montaña que come hombres en Bolivia

Pese a todo, el cerro de Pailaviri no es conocido como la montaña devora hombres en vano. Desgraciadamente, los altos niveles de minerales presentes en el polvo de las minas les conducen al padecimiento de silicosis, enfermedad respiratoria que disminuye su esperanza de vida hasta los 45 años.

Añadir comentario