Espero pacientemente para poderse vengar de su esposa infiel en un día muy especial

El hombre de esta historia descubrió que su mujer lo había estado engañando, pero en lugar de hacer algo al respecto inmediatamente espero pacientemente mientras planeaba la venganza perfecta.

Así fue como nos contó la historia:

“Estaba completamente seguro de que me estaba engañando, reconocí todas las señales de alerta. Constantemente se reía mientras escribía mensajes y luego me decía que estaba platicando con su mamá. Todos los días regresaba muy tarde del trabajo. Cuando le hablaba a su oficina, sus compañeros me decían que se había ido hace varias horas.

Espero pacientemente para poderse vengar de su esposa infiel en un día muy especial

Pero el colmo fue cuando salió de la casa a “comprar leche” y terminó regresando hasta las 2 de la mañana.

Me habían dicho que cuando se sospeche de infidelidad se debe contratar a un detective privado para que se encargue de juntar las evidencias necesarias para el divorcio.

Saltamos varios meses de historia y llegamos hasta el cumpleaños de mi esposa para contarles lo que hice.

Posiblemente te estarás preguntando por qué decidí esperar tantos meses para hacer algo al respecto. El motivo es realmente simple: quería tener todas las evidencias con mi abogado, de forma que no cabría ninguna duda al respecto. Además de que también estaba buscando un lugar nuevo para vivir.

Encontré una botella de champaña y dos copas de escondidas en el armario, así que fue bastante obvio lo que ella estaba planeando. Entonces me fui a casa de un amigo por el fin de semana y le dije que nos iríamos todo el fin de semana de viaje.

Estando en casa de mi amigo comencé todo el plan. Llamé a sus padres, a su hermana y a algunos amigos para enviarlos a la “fiesta de cumpleaños sorpresa” que había organizado para mi esposa.

Espero pacientemente para poderse vengar de su esposa infiel en un día muy especial

Todos nos juntamos frente al edificio en el que vivíamos a las 8:30 de la mañana. Subimos todos juntos por el elevador; su madre llevaba un pastel en las manos y, cuando llegamos a nuestro piso, guardamos silencio y lentamente nos escabullimos en el apartamento hasta el dormitorio.

Cuando abrimos la puerta del cuarto, todos gritamos: “!Sorpresa!”, pero la verdadera sorpresa se la llevaron todos menos yo. ¡Allí estaba mi esposa semidesnuda en la cama con su amante! Hubo un silencio total y a los pocos segundos comenzó una gran batalla”, concluyó.  

¿Qué opinas de la forma tan paciente en la que este hombre se vengó de la infidelidad de su esposa?

Añadir comentario