Los pasajeros se duermen, pero cuando se despiertan se sorprenden de por vida

Cuando llegó el momento de embarcar, los clientes de un vuelo de la empresa aerea canadiense WestJam se encontraron con una sorpresa -que no iba a ser la última del viaje-, en medio del aeropuerto apareció una caja gigante con una pantalla de video donde un Papa Noel vestido de azul les preguntaba qué querían para Navidad.

Los pasajeros se duermen, pero cuando se despiertan se sorprenden de por vida

Uno a uno, los pasajeros fueron pasando y contando sus deseos. Algunos pidieron medias y ropa interior y otros se arriesgaron y dijeron que querían un televisor gigante…nadie imaginó lo que iba a suceder.

Los pasajeros se duermen, pero cuando se despiertan se sorprenden de por vida

 

Los pasajeros se duermen, pero cuando se despiertan se sorprenden de por vida

Mientras el avión despegaba, los empleados de la compañía de Hamilton y Toronto -de donde salió el avión- pasaron los pedidos a sus compañeros del lugar de destino que Calgary quienes compraron todos los ítems de la lista, los envolvieron en un papel de regalo igual que el de la caja gigante y pusieron los nombre de cada uno de los pasajeros.

Los pasajeros se duermen, pero cuando se despiertan se sorprenden de por vida

El momento mágico de la Navidad llegó cuando los clientes se acercaron a la cinta de equipaje. El lugar estaba todo decorado con motivos navideños, pero todo cambió cuando sonó una sirena, se prendieron las luces, empezó a caer falsa nieve y la cinta se llenó de paquetes de colores con sus nombres.

Los pasajeros se duermen, pero cuando se despiertan se sorprenden de por vida

La emoción se notó en cada uno de los rostros que iban recibiendo su regalo: tickets de avión para visitar a la familia, ropa, jueguetes, electrónica. La sorpresa final llegó cuando apareció el televisor gigante, y una familia pudo comprobar que los milagros de Navidad existen.

Añadir comentario