22 Problemas de adulto de los que te enteras cuando ya es demasiado tarde

1. Las frutas y verduras expiran más rápido cuando eres tú quien tiene que comprarlas.

2. $100 pesos de adultos equivalen a $1 de la vida real.

3. Cada vez que te entra una llamada, no puedes evitar susurrar, “¿qué pedo?”

4. Que se te caiga algo que pediste de tomar, es el equivalente a perder un globo de niño, o que se te cayera el helado.

5. “Quedar” de “salir un día” con tus conocidos, una y otra y otra y otra vez hasta que uno de los dos muera.

6. Tener que inventar una buena excusa para cancelar planes, hasta que de plano te dejan de invitar… Y te da tristeza.

7. Despertarte, invariablemente a las 8/9 de la mañana.

8. AMAR que te regalen calcetines.

9. Aprender a vivir con un dolor de panza constante, diarrea y/o agruras.

10. Descubrir que en realidad te fascinan los programas de renovación y decoración de interiores.

11. Darte cuenta que tienes un súper favorito. Y conoces sus promociones y la diferencia de precios con “la competencia”.

12. Gritar “¡Carajo! ¡La ropa!” cuando te acuerdas que la dejaste en la lavadora… O peor, que la dejaste secándose arriba pero ahora está lloviendo. Y así es como te conviertes en tu mamá.


13. Tener la revelación de que ya no tienes “24” o “18”…

14. Espantarte porque alguna de tus amiga está embarazada, solo para luego tranquilizarte porque en realidad sí quiere a ese bebé y no fue una metida de pata.

15. Lidiar con pensamientos obsesivos de cómo le dijiste “mamá” a la Miss una vez en la escuela, JUSTO antes de irte a dormir.

16. Despertar cansado TODOS Y CADA UNO DE LOS DÍAS DE TU VIDA.

17. Darte cuenta que jamás va a usar el maldito Teorema de Pitágoras, ni saldrá a relucir qué carajos es la pinche mitosis.

18. Pero igual descubrir que sin las canciones y las rimas jamás sabrías los planetas o el abecedario.

19. Comerte el plátano y el aguacate aunque tenga “negrito” porque tú lo pagaste y TE LOS VAS A COMER.

20. Tener la clásica plática “no tienes que pedir comida, hay comida en la casa”, pero contigo mismo.

21. Darte cuenta que sin Google no podrías hacer nada. NA-DA.

22. Y, más cabrón aún, que todos los adultos que has conocido en tu vida estaban mintiéndose a sí mismos.

Añadir comentario