Héroe de carne y hueso: vecino descubre su triste secreto y la ayuda sin dudar

Todo comenzó un día que Justin Hernández, de Arizona, sacó a su perro a caminar por el barrio, cuando de repente notó algo muy extraño: una de sus vecinas se había subido al auto que estaba afuera de su casa, pero no lo encendió en ningún momento. Esto le pareció muy raro y Justin tuvo un mal presentimiento, pero no tenía ni idea de lo que pudiera haber detrás del comportamiento de la señora.

Al siguiente día, Justin recorrió el mismo camino con su perro y volvió a ver la misma escena que había visto ayer. La señora, de edad avanzada, se subió al auto, pero en ningún momento lo puso en marcha.

Con la duda sobre lo que estaba pasando, Justin decidió investigar el comportamiento de la señora, así que al siguiente día se acercó y descubrió una verdad muy triste: A sus 71 años de edad, Theresa no tenía otra opción más que dormir en su auto todas las noches.

Cuando Justin entró a la casa de la anciana se llevó una gran sorpresa: toda la casa de la anciana, desde el suelo hasta el techo, estaba llena de basura y no tenía ni luz ni agua.

Cuando el marido de Theresa murió, ella se quedó en la casa sola con sus perros. Ella no tiene ningún familiar que le pueda ayudar, y con el paso del tiempo su casa se volvió bastante inestable.

Me rompió el corazón. Una señora de 71 años de edad sentada afuera de su casa con más de 40°C en la sombra, algo que es simplemente inhumano. No me gustaría ver a mi madre o a mi abuela en esta situación, así que decidí hacer algo para ayudarla a recuperar su hogar”, comentó Justin en las redes sociales.

Así, Justin comenzó el trabajo y abrió una página de Facebook para pedir ayuda para la señora. Luego de algunas semanas, logró reunir una gran cantidad de voluntarios de todo el estado para ayudarle a limpiar la casa de Theresa. El problema es que aún no había conseguido una forma de transportar todos los desechos al basurero.

En la página de Facebook también pidió donaciones para que Theresa pudiera pagar el agua y la luz en el ayuntamiento para que tenga los servicios básicos de nuevo. Una vez que su casa quedo habitable de nuevo, está señora fue llevada a la peluquería para tener un nuevo look.

Después de tantos años finalmente puede sentarse de nuevo en su sillón y tener una mejor calidad de vida.

Añadir comentario