En medio de la boda, el novio le dijo algo impactante a la hija de su prometida

Cuando Brian Scott, un corredor de NASCAR de 27 años de edad, conoció a la modelo Whitney Kay, de 24, supo que había encontrado al amor de su vida. Whitney era guapa, divertida y tenía un gran corazón. Pero también tenía a una persona en su vida, que era lo más importante para ella: su pequeña hija Brielle, de quien era madre soltera.

No todos los hombres habrían aceptado con facilidad el hecho de que su conquista tuviera hijos, pero a Brian le pareció lo más genial del mundo.

Desde el inicio, se llevó muy bien con la niña, a tal grado que llegaron a crear una conexión asombrosa conforme pasaba el tiempo. Los tres pasaron hermosos momentos juntos, hasta que llegó el momento decisivo para Whitney y Brian: él le pidió matrimonio.

El día de la boda, sus amigos y familiares estaban presentes para formar parte de lo que sería el mejor día de sus vidas. Pero Whitney ni siquiera sospechaba que su prometido le tenía una sorpresa a su hija. A mitad de la ceremonia, justo cuando debía decir sus votos, Brian se arrodilló delante de la niña y a punto de llorar, le hizo una pregunta: “¿Te puedo decir algo?”

La pequeña asintió y él la tomó de la mano para decirle lo siguiente:

“Prometo que siempre te voy a llevar de la mano y traeré confort a tu vida. Te acompañaré en tus plegarias antes de cenar y te ayudaré a dormir por las noches. Pero ante todo, prometo que siempre te protegeré, te cuidaré y te amaré”.

Tanto Whitney como el resto de los invitados se emocionaron ante las sinceras palabras del corredor, que hoy no solo ha ganado una esposa. También tiene una hija.

Ahora los tres son una linda familia y Brielle es la niña más afortunada.

No te pierdas el video:

Añadir comentario