Le pidió el divorcio y queda aterrado con la respuesta de su esposa. La última línea te romperá el corazón.

Este era un hombre que decidió pedirle a su esposa el divorcio. Estaba teniendo una aventura y no la amaba más. Ella, sin molestarse, le preguntó por qué quería separarse. Él no fue capaz de revelarle que tenía una amante. No sintió más que una enorme compasión por su esposa, que se pasó la noche llorando.

Redactó un contrato en el que le permitía quedarse con la casa, el auto y un 30% de las acciones de su empresa, si accedía a separarse por las buenas. La mujer lo rompió. Habían pasado diez años juntos pero ahora no eran más que unos extraños.

Por la mañana, su mujer le dio por fin, sus condiciones para el divorcio. No quería nada suyo, pero sí deseaba que la llevara en brazos hasta su habitación todos los días, hasta que llegara el momento de firmar la separación. Extrañado, su esposo aceptó.

El primer día le costó llevarla en brazos, llevaban tanto tiempo distantes. Pero con el paso de las semanas, se volvió más sencillo. Notó de nuevo los detalles de los que se había enamorado en su juventud, el olor de su esposa, su mirada y la forma en que sus brazos rodeaban su cuello. Se dio cuenta de que también había adelgazado bastante. Volvió a sentirse más cerca que nunca de ella.

Tomó una decisión y le dijo a su amante que no se iba a divorciar. Seguía amando a su esposa.

Compró un ramo de flores y volvió a casa, dispuesto a reconciliarse. Sin embargo, su mujer había muerto. Sin saberlo, había estado lidiando con el cáncer y jamás se había dado cuenta por engañarla.

Para él fue demasiado tarde. Pero tú aun estás a tiempo de valorar a las personas que amas en tu vida.

Si esta historia te hizo reflexionar, ¡compártela con tus amigos!

Añadir comentario